Arrancar de abajo yo?

Pues si, suena como que no es exactamente lo que uno se propone cuando decide mudarse a un país como Canadá, en realidad, independientemente de lo aterrizado que uno sea -o que uno crea serlo- arrancar de abajo podría ser el paso inmediatamente posterior a la llegada a Canadá y culminación de la luna de miel, ya sea con el verano o con la nieve.

Mi experiencia y la de muchos otros amigos, es que la luna de miel puede durar desde tres meses hasta más de un año, dependiendo del saldo de la cuenta de ahorros. A mi parecer el origen de todo esta en cuanto nos creíamos aterrizados y cuanto resultamos ser.

Muchos llegamos y lo primero que decimos es que nos vamos a dar tiempo para que la familia se acostumbre y los niños comiencen las clases y entonces es cuando vamos a comenzar a buscar trabajo, porque si nos llaman a trabajar inmediatamente y nuestra familia esta aun “desacostumbrada” nosotros los afectaríamos emocionalmente apenas llegandito, y eso no es lo que queremos, verdad?, pero la verdad es que si se van a acostumbrar, pero a vernos muchos días en la casa, quizás sin afeitar, pegados a Internet todo el día y con nuestra esperanza moviéndose como un péndulo, a que hoy si consigo!, carajo parece que nunca voy a conseguir nada!

Así transcurre la post luna de miel, inmersos en un país moderno, una ciudad segura, una bonita casa sin rejas, grama, un carro nuevo, los niños comenzando a chapucear el ingles, deudas en dólares y nosotros ahí parados delante de la computadora repitiéndonos: a mi nadie me dijo que esta vaina era así! …. Pues amigo mío, yo se lo digo, la vaina es así y ya no tiene mas remedio que sacar guáramo de nunca se imagino que lo tendría  y ponerse las alpargatas porque lo que le viene es joropo.

En este punto es donde llegamos a la conclusión de que arrancar de abajo es una solución y no un problema. Pero antes hay que prepararse psicológica y físicamente.

Tu psiquis se va a convertir en tu peor enemigo, y comenzarán a revolotearte las preguntas: y que diría mi compadre su supiera que estoy trabajando en Subway? y yo que trate de convencerlo para que se viniera con nosotros!,  y los ex compañeros de trabajo? y pensar que cuando renuncie me fui con esa risita sarcástica: ahí los dejo en este desastre de país porque yo me voy pa’Canada!, y los del Club? que va, a esos ni siquiera se los comentaría, y así cada día surgirán nuevas y peores preguntas, te advierto que los hermanos y cuñados son los peores, porque te advirtieron miles de veces que no lo hicieras y te dijeron que te quedaras y así seguían haciendo las parrillitas y los juegos en el Universitario y miles de cosas mas … pero amigo, usted ya no esta para complacer a todo el mundo y ahora solo tiene que ver por los que están de la puerta (o front yard) para dentro, y cuando este sentimiento de supervivencia se internaliza realmente es cuando la cosa empieza a parecer menos dura.

Si usted, amigo mío, tiene mas suerte que el promedio racional de la ciudad de Oakville, y logra conseguir trabajo llegandito, y además es en su área y el nivel es mas o menos el mismo que tenia en Venezuela pues le tengo otras recomendaciones que las diré posteriormente.

Así que para los del promedio, les digo que hay que salir a trabajar y la opción mas fácil es un “survival job”, lo cual no significa que te sueltan en la selva con un cuchillito y una cantimplora por la mitad, es solo un trabajo de salario bajo y suele ser en fabricas, ventas de comida rápida, atención al cliente, etc.

No tienes que asustarte por que empezar de abajo no tenía que ser tan abajo, existe una diferencia abismal entre las clases laborales venezolanas y las canadienses. En Venezuela un obrero o menor nivel asalariado significa claramente rancho+calor, por lo menos bajo la visión caraqueña. Pero en Canadá solo significa que ganas $12 dólares la hora. Adonde vives, que carro tienes, que deporte haces, que cerveza bebes,  es algo que a nadie le interesa en lo absoluto y por lo tanto nadie te va a tratar diferente. El hecho que decidas trabajar por el salario mínimo no significa que tu dignidad y tu respeto están también en el mínimo y ese es otro paradigma que tendrás que cambiar. En realidad vas a tener que cambiar muchos paradigmas pero en lo relacionado con respeto, igualdad, derechos, deberes, legalidad y amistad tendrás que hacer un esfuerzo adicional.

Así como cuesta un mundo entender que en un hospital publico te atiendan con decencia, dedicación y profesionalismo porque la salud es un derecho que te corresponde y punto, es también difícil entender y asimilar la igualdad social desde el punto de vista laboral. Un empleado de una empresa, independientemente del cargo y posición, merece y debe respeto a sus compañeros. Si estabas acostumbrado a que tu secretaria te buscara el café y tus empleados respondieran tus solicitudes solo porque tú eras el jefe y por lo tanto gritabas mas, pues amigo, te digo que tendrás que revisar en profundidad tu esquema de relaciones personales aplicadas en el socialismo canadiense. En conclusión, si tuvieras que comenzar en un “survival job” solo preocúpate por que tu cuenta bancaria no se va a incrementar mucho pero seguramente servirá para pagar los servicios, hacerte sentir productivo nuevamente y salir unas horas de la casa que no te va a caer mal.

Algo sumamente importante es que aunque te encuentres en un momento dado atendiendo en la caja de Tim Hortons con todos tus diplomas y años de experiencia esperando el correspondiente debut puedes dar por seguro que si llegara el día, porque aquí en Canadá estar abajo es solo circunstancial y temporal, no es un estigma que define tu futuro y dependerá de ti y tus contactos que tan rápido puedas contar con mucho orgullo que tu atendiste en una caja antes de volver a ser el Ingeniero que eras antes o la nueva profesión que decidiste tener dado que como abogado de la Católica no ibas para ningún lado.

Un punto que no deja de ser muy importante es el tema de la edad, ese monstruo que crece en nuestra sombra día a día y cada vez hace que nos vean como perdedores por estar buscando un trabajo o entrando a una Universidad a los 40 anos, pues amigos les puedo decir que aquí eso no es un punto y muchísima gente se mueve de empresas sin importar la edad y puede ser en cualquier nivel, yo he visto programadores Java de 60 anos o gente que decide estudiar nuevamente a los 50. En este país la edad, el sexo, el país de origen y el acento no son variables que te impiden conseguir un trabajo, y eso no es que está escrito en la constitución, es parte de la vivencia cotidiana y de la manera de pensar de la gran mayoría de los canadienses.

Realmente espero que este testimonio sirva para que nunca puedas decir “NO ME LO DIJERON” porque en realidad casi nadie aprende con estos cuentos y casi todo el mundo se da el mismo trancazo.

Casi lo olvidaba, si eres parte del selecto grupo de llegando y coronando, no olvides que una gran cantidad de tus coterráneos pueden necesitar una mano tuya, quizás una simple referencia en Recursos Humanos de tu parte, o un email si ves que hay una posición abierta o quizás un simple contacto con el colega que conociste en la última conferencia, como veras no es mucho el sacrificio pero si puede muchísimo el beneficio.