Durante los últimos 20 años, la cantidad de nuevos inmigrantes que se establecen anualmente en Canadá se ha mantenido estable en cerca de 250.000 personas. De acuerdo al Ministro de Inmigración y Ciudadanía de Canadá, Jason Kenney, el gobierno está bajo presión de empresarios y líderes de gobiernos provinciales  para que aumente la cantidad de inmigrantes que entran a este país anualmente, sin embargo, no desean hacerlo hasta tanto ellos no vean más inmigrantes trabajando, con tasas de desempleo más bajas y salarios más parecidos a los que ganan las personas nacidas en Canadá.

La entrada de nuevos inmigrantes a Canadá hace que su población crezca en casi 0,8% anualmente, la cifra más alta per cápita en el mundo. De acuerdo al Ministro Kenney, a pesar de que las 8 provincias que mantienen el Programa Provincial de Nominación de Inmigración, mantienen una presión permanente sobre el gobierno federal para que aumente las cuotas de inmigración de las provincias, cerca del 85% de la población canadiense prefiere que no se aumente la cantidad de inmigrantes que entran al país anualmente.  Además, es de hacer notar, que la tasa de desempleo entre inmigrantes es mucho más elevada que entre canadienses, siendo ésta del 13%.

Fuente: The Globe and Mail