IMG_0378Buscando información que habíamos compartido con ustedes; nos conseguimos con las 11 notas que publicamos, contando nuestras vivencias durante los primeros meses después de haber llegado a Canadá (si quieres leerlas, haz clic aquí), esto nos motivó a hacer un balance después de casi 6 años de haber iniciado nuestra aventura. Queremos contarte de nuestra experiencia con nuestros hijos, con el trabajo, el clima y contarte cómo nos sentimos después de estos años que tenemos viviendo aquí.

Respecto a nuestros hijos:

La juventud en este país va a toda carrera, el sistema los obliga a madurar temprano y a asumir responsabilidades que muchos jóvenes en Latinoamérica no tienen hasta muchos años después, tales como: 1.- la selección de buena parte de los cursos que toman en la secundaria, que determina el tipo de carreras universitarias ó técnicas que podrán estudiar más adelante, 2.- el trabajo desde temprana edad, ganando su propio dinero, que lejos de ser mal visto, se espera que todo joven haga y 3.- el trabajo de voluntariado que les permite ver otra cara de la vida más allá del ambiente protegido de sus casas. Así es como en tan corto tiempo en este país, uno de nuestros hijos terminó su educación secundaria, su educación universitaria e inclusive está trabajando hace meses en una de las empresas más grandes y respetadas de este país.  Y por otra parte nuestra hija, quien llegó un poco más joven, ya se graduó de secundaria y acaba de terminar la primera mitad de su carrera universitaria.

Respecto al trabajo:

A pesar de que toma tiempo encontrar nuestro espacio en el mercado laboral, con perseverancia y esfuerzo casi todos lo conseguimos. Muchos inmigrantes y fue el caso de nosotros, tuvimos que reinventarnos y nos tomó un par de años antes de ver la luz al final del túnel y conseguir lo que queríamos. Fueron muchas las aplicaciones a trabajos que no terminaron en nada y los días sintiéndonos frustrados, pero hoy en día tenemos trabajos profesionales donde nos sentimos a gusto y con la posibilidad de seguir creciendo.

Respecto al clima:

Llegamos pensando que veníamos al Polo Norte, sin embargo, pronto nos dimos cuenta que con buena ropa y haciendo deportes de invierno, esta época es casi tan buena como cualquier otra. Simplemente es parte de nuestra vida en Canadá y lo disfrutamos tanto como podemos, los días cortos y fríos de esta temporada son superados con creces por los días largos y tibios de las otras tres temporadas.

Y cómo nos sentimos?

Sería una mentira decir que nos sentimos exactamente igual que si hubiésemos crecido en estas tierras, pues cada día que salimos a la calle, aprendemos algo nuevo sobre este país y su gente, pero creemos que  justamente gracias a ellos, por su forma de ser tan abierta con el extranjero y el respeto que sienten por los demás, es que esa diferencia se hace cada día menor y mes a mes nos sentimos más integrados a esta sociedad.

Ha sido una experiencia enriquecedora y aleccionadora. Y te preguntarás por qué decimos que aleccionadora y la respuesta es que por bien preparado que vengas ó que creas estar, siempre vas a cometer errores, lo importante es aprender de ellos y usarlos como herramienta para seguir adelante y lograr tus metas exitosamente. Mientras más investigues y conozcas antes de llegar, más probabilidades tendrás de integrarte rápida y exitosamente a esta sociedad.

Y ante la pregunta clásica, ¿Si pudieses regresar en el tiempo, tomarías otra vez la decisión de inmigrar a Canadá? Nuestra respuesta definitiva, tal como dicen en el famoso programa de concursos de la TV: Si, definitivamente inmigraríamos nuevamente a este frío y maravilloso paraíso.