Canadá es reconocido como un país frío, con inviernos largos y veranos cortos. A pesar de no ser osos, pasamos muchos meses invernando, con muy poca exposición al sol, no solo porque tenemos que abrigarnos para aguantar las bajas temperaturas del invierno, sino también porque pasamos muy poco tiempo al aire libre durante este período.

A partir del mes de noviembre, cuando empieza el invierno a asomarse, nos cambia la vida. Son dos mundos distintos, uno, durante la época fría y otro, el resto del año. Cuando el otoño se está terminando, empieza nuestra vida bajo techo: la casa, la oficina, el centro comercial, el gimnasio, el carro, etc. DSC07756Nuestra vida al aire libre en estos meses se limita a paseos muy cortos con nuestras mascotas, el tiempo que tardamos antes de montarnos al tren, carro ó autobús y en oportunidades, el tiempo que tardamos haciendo esquí ó patinaje sobre hielo. Sin embargo el 99% del tiempo entre los meses de Noviembre y Marzo lo pasamos bajo techo.

A pesar de que ya llegó la primavera, todavía faltan varias semanas antes de que veamos los jardines verdes y floreados. Las temperaturas de esta semana están más o menos entre 0o y 10o centígrados. Ya este fin de semana salió la gente a la calle, a los parques, a las orillas del lago.

Y aunque les pueda parecer extraño lo que les vamos a decir es lo que sentimos: el cambio de la época fría a la tibia y viceversa, es espectacular. Prepararse para el frío, sacar la ropa de invierno, la primera nevada, la primera caminata después de una buena nevada, y al contrario; cuando se aproxima el verano, preparamos las bicicletas, la cortadora de césped, nuestra ropa, etc.

En este momento nos sentimos entusiasmados con el aumento de la temperatura y con la gente en la calle. Ya vemos familias completas montando bicicletas, gente trotando en las calles y el hielo en los jardines ya casi se derritió por completo.

En Canadá, con el cambio de estaciones, se vive una renovación permanente de tus actividades. No hay tiempo para aburrirte, cuando ya te acostumbras a una actividad, cambia el clima y empiezas a hacer otras cosas. La planificación de tu vida es esencial en estas tierras y es un rasgo característico de los Canadienses, algo que nos parece clave para el éxito de cualquier país.