En muchas de las ciudades norteamericanas la gente hace vida bajo las calles y éste es el caso de Toronto, Montreal y Winnipeg, entre otras.  Invierno ó verano, igual la gente puede caminar, comprar ó comer y ni se entera de lo que pueda estar sucediendo afuera.

El PATH es una red de túneles peatonales, de más de 28 kilómetros, que comunica más de 50 edificios del centro de Toronto.  En él trabajan más de 5.000 personas en más de 1.200 tiendas y establecimientos de servicios, que lo convierten, de acuerdo al libro de Records de Guiness, en el mayor centro comercial  subterráneo del mundo. Entre las cifras que hacen a este sitio interesante, podemos también destacar, que cuenta con más de 125 entradas ó salidas y la propiedad de éste mega centro comercial la tienen los propietarios de los edificios que atraviesa.

Hace años trabajamos en una oficina ubicada sobre uno de los accesos al PATH y les podemos decir que nada más conveniente que ésto durante los meses fríos del año. Cuando estás abajo es igual que estar en un gran centro comercial de lujo, consigues todas las tiendas, bancos y restaurantes que quieras, te permite caminar de un sitio a otro del downtown sin tener que salir a pasar frío y además tiene accesos al metro y al tren. Tiene la particularidad de que se llena de vida durante los horarios de oficina, pero si lo visitas en la noche ó los fines de semana encontrarás muy poca gente en sus espacios.

Realmente es un sitio donde puedes perder la orientación con facilidad. Existen planos ubicados a todo lo largo del PATH que te ayudan a ubicarte, sin embargo nos ha pasado con frecuencia que hemos tenido que salir para a la calle para establecer un punto de referencia y bajar nuevamente para continuar hacia nuestro destino.  Si quieres ver un plano del PATH haz clic aquí.