Toronto

Teníamos pocas semanas de haber llegado a establecernos en este país cuando recibí mi primera invitación para una entrevista de trabajo profesional.  Fue una llamada a mi teléfono celular  de la reclutadora de recursos humanos de una empresa de logística muy reconocida. 

La conversación fue muy breve y se limitó a decirme que había recibido mi resume y a preguntarme si estaba interesado en una entrevista para un cargo X (que me llamó mucho la atención) para el que buscaban un candidato en ese momento. Al decirle que sí, me dijo que me enviaría la información de la entrevista por correo electrónico esa misma tarde y que por favor le confirmara por ese mismo medio mi participación.

El email fue toda una sorpresa para mí, no solo me invitaban para la entrevista días más tarde, sino que además incluía una lista de instrucciones entre las cuales indicaba que debía llevar hecha  una presentación en Power Point, la cual presentaría frente a un jurado, sobre un tema que describían  más adelante en el correo. También me informaban que mi presentación duraría 20 minutos y después el panel tendría 30 minutos para hacerme preguntas y finalmente me darían 10 minutos para hacer las preguntas que yo quisiera.

Me preparé todo lo que pude considerando el corto tiempo del que disponía (aunque después descubrí que no me había preparado todo lo bien que debía), incluyendo la investigación de la empresa que me entrevistaría, respuestas típicas a preguntas típicas, preparé mis preguntas de cierre para el panel y por supuesto elaboré mi presentación. Creo que ésta fue la presentación que más me ha costado hacer en mi vida,  pues tuve que trabajar sobre un tema imaginario, sobre una empresa que poco conocía y además para tratar de impresionar a un panel de profesionales que no conocía y como si fuera poco, en inglés.

Fue una hora intensa, creía que se me iba a salir el corazón, los 20 minutos de mi presentación fueron perfectos aunque el panel contaba con 3 especialistas de distintas áreas del negocio y uno de ellos se esmeró en hacerme preguntas muy técnicas que eran propias de este país y en las cuales no tenía ningún tipo de experiencia.

A pesar de que la entrevista no pasó de ahí, para mi  fue una gran experiencia, rompió el hielo y fue mi primera posibilidad de tener mi primer empleo en Canadá. Tal como aprendí posteriormente en cursos que ofrece el gobierno de este país, de manera gratuita, para enseñarte las técnicas para conseguir empleo, es bueno asistir a tantas entrevistas como lo llamen a uno, porque eso permite ir puliendo las técnicas de entrevista.

Nuestra experiencia es que no debes desanimarte si no te fue bien en una entrevista, debes tomarlo como un aprendizaje y no como una derrota, ya que tarde ó temprano conseguirás el trabajo que tanto deseas en Canadá. Dos elementos claves para tener éxito en la búsqueda de empleo, son  la perseverancia y la preparación de un buen resume, que acompañado de un buen desenvolvimiento en la entrevista te harán exitoso en este proceso.

Si quieres leer algunas técnicas que aprendimos a lo largo de nuestra búsqueda de empleo en este país, puedes encontrarlas en este sitio web haciendo clic aquí.