Brookfield Place

Todavía nos estábamos hospedando en el hotel y 2 de los integrantes de la familia se enfermaron, les dio una gripe muy fuerte. Fue una situación un poco complicada porque no conocíamos el sistema de salud, los médicos, etc. y no sabíamos a quién ó a dónde acudir. Preguntando e investigando, terminamos en un walking clinic, donde los atendió un médico.

Para los que no han leído la página de salud de nuestro sitio web, estas son pequeñas clínicas que están diseminadas por todo el país para dar atención médica a las personas con cualquier dolencia ó enfermedad. Realmente no fue mucho lo que les prescribieron de medicinas, pero lo suficiente para hacerlos sentir mejor, sin embargo tuvimos que pagar un monto cercano a los $70 por la consulta de cada uno, que luego recuperamos al solicitar el reembolso al seguro de viaje que habíamos tomado desde Venezuela. Este tipo de seguro lo recomiendan para cubrir gastos de salud que puedan ocurrir durante el período de espera del sistema de salud pública de la provincia de Ontario, que es de tres meses.

Una vez que nos mudamos a nuestra primera casa en Canadá, una de las primeras diligencias que hicimos fue buscar un médico de familia, que tuviese su consulta cercana a nuestra nueva residencia y con el cual nos registramos. A partir de ese momento cada vez que nos sentimos enfermos acudimos a su consultorio. El médico de familia es un médico general, que te hace tus exámenes anuales, incluso los ginecológicos y es quién prescribe medicinas ó exámenes tales como ecosonogramas, tomografías, resonancias magnéticas. También, si él considera que debemos ser vistos por un médico especialista, entonces nos refiere a éste otro profesional. Así es como funciona la medicina en Canadá.

Algunas personas se quejan del sistema, sin embargo la verdad, es que todos somos atendidos por igual, indiferentemente de tu posición económica  serás atendido, aunque en oportunidades no tan rápido como quisieras.

Sabemos, a través de la experiencia de amigos y familiares que viven en Toronto, que dependiendo de la gravedad de la emergencia, son atendidos rápidamente ó por el contrario han tenido que esperar largas horas en una sala de espera mientras son atendidos, sin embargo siempre son atendidos y hasta ahora,  personas conocidas por nosotros, que han sido hospitalizadas porque van a dar a luz un bebé ó por infarto, infecciones y otras complicaciones, han salido muy satisfechas con la atención médica.

La hospitalización, cirugías, partos, cualquier examen médico e inclusive las medicinas de los pacientes mientras están en el hospital, son cubiertos por el sistema de salud pública de la provincia. También las consultas médicas ambulatorias en walking clinic y los exámenes que solicite el médico, están cubiertos, sin embargo las medicinas que estos últimos prescriben, no son cubiertas por el sistema de salud y uno debe pagarlas.

Uno de los beneficios que ofrecen la mayoría de las empresas en este país a sus empleados, son pólizas de seguros privadas, que son complementarias al sistema de salud pública y que cubren los costos de las medicinas, oftalmología y odontología.

Recién llegados a nuestra primera casa, nos invitaron a una reunión nuestros nuevos vecinos de la calle donde vivíamos y recordamos el orgullo con que nos hablaron de su sistema de salud y nos dijeron que ellos preferían esperar de ser necesario, siempre y cuando todos, sin distinción de clases, fueran atendidos.

En los años tenemos viviendo en Canadá hemos tenido buena experiencia con el sistema de salud de este país y algo que nos da tranquilidad mental es saber que podemos ir al médico cuando lo necesitemos ó recibir atención en cualquier hospital sin pensar en los costos que eso va a acarrear.