Usted no pasará muchos días en Canadá antes de que se dé cuenta de que ésta sociedad heredó la puntualidad de sus ancestros ingleses. Desde las horas de salida de los trenes y autobuses, hasta los horarios de oficina y del comercio, en general son bastante precisos, por supuesto que siempre existe la excepción a la regla y en algún momento se produce algún retraso, sin embargo la vida en éste país baila al son del reloj.

Si lo invitan a una entrevista a las 10 am…….haga clic aquí para continuar leyendo.