Un equipo de investigadores de la Universidad de Alberta anunció que ha hecho avances significativos en el desarrollo de una tecnología que pudiese revolucionar la energía solar.

Este tipo de paneles son tan delgados como el pelo humano y pueden ser rociados ó aplicado sobre una superficie como pintura ó papel tapiz ó inclusive entro de tela. Entre los usos que se han sugerido para estas celdas es ser incorporados a la ropa y usarlos para recargar equipos tales como teléfonos celulares ó aligerar el peso de los soldados al reemplazar baterías de 30 libras que deben cargar a cualquier sitio donde se desplacen por una celda solar flexible de apenas 1 libra de peso.

Actualmente los paneles solares comerciales son hechos con silicón y su alto costo de fabricación hace que el costo de producción de energía solar sea hasta 7 veces más elevado que el precio que se paga en Canadá por energía tradicional en los hogares. Si se logra reducir el costo, con tecnologías como ésta de los paneles solares plásticos, la energía solar pudiese competir con las energías tradicionales.

Fuente: CBC News