Independientemente de la religión que usted profese, la Basílica de Notre-Dame es un sitio digno de ver cuando usted visite Montreal.  Si quiere saber más haga clic aquí.