Como parte de los proyectos del gobierno de Alberta para hacer la producción de energía en esta provincia más amigable al ambiente, acaba de firmar un contrato multimillonario en dólares con la empresa petrolera Shell, para empezar a trabajar en un proyecto que busca capturar el dióxido de carbono. Usando esta tecnología atraparán un millón de toneladas de de carbono por año del mejorador de crudo de Shell Scotford, ubicado al noreste de Edmonton y lo almacenaran bajo tierra en rocas porosas en la misma provincia.

Fuente: CBC News